Iniciar sesión RU RU EN EN PL PL ES ES
muzmo
Father John Misty: América, año cero
 Add to favorites

Más allá de modas, las obras maestras son aquellas que retratan su tiempo, describiendo con precisión un paisaje emocional determinado, adhiriéndose a la psique social, anticipando respuestas, lanzando más preguntas y asentándose en el corazón aún pasen los años. Todavía es pronto para afirmarlo sin titubeos, pero Father John Misty acaba de sacar un disco con olor a clásico instantáneo, toda una epifanía de 13 canciones sobre lo grotesco de nuestra época, ilustrada en la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos.

Father John Misty

Disco: Pure Comedy

Sello: Bella Union / PIAS

Calificación: 8,5 sobre 10

Tras abandonar las filas a la batería de Fleet Foxes, ese fenómeno en forma de grupo que fascinó a crítica y público en 2008, Josh Tillman no ha dejado de crecer como músico en solitario. Fue todo un reto. Podía haberle salido mal, pero Father John Misty ha demostrado un arrojo pasmoso para trazar su propio camino. Sus dos anteriores entregas, los notables Fear Fun (2012) y I Love You, Honeybear (2015), ya le habían situado en una dimensión destacada en el panorama del indie-rock norteamericano actual, erigiéndose como una figura de fabuloso peso artístico, capaz de bucear sentimentalmente con un cuidadoso estilo folkie de aroma crooner. Pero ahora este compositor, que utiliza la ironía como un arma penetrante, adquiere aura de titán, empequeñeciendo a los Fleet Foxes.

Narrado en tercera persona, Pure Comedy se convierte en un relato distópico, al más puro estilo David Bowie, que documenta el mundo como un lugar caótico, repleto de verdades vacuas, miedos inventados e intereses corporativos, un “chiste demente”, en palabras de su autor. Desde la poderosa ilustración de su portada, como si esas figuritas fueran monigotes salidos del grabado de El sueño de la razón produce monstruos de Goya, Pure Comedy ayuda a explicarse por qué el gran experimento de América ha fallado. Rastrea en esa nación que ha dado su apoyo a un presidente multimillonario, racista, machista y manipulador, un producto de la enfermiza sociedad del espectáculo, espejo de un país dañado.

Marcado por su aplastante dramatismo, el álbum se abre con una composición mayúscula en su crescendo orquestal, que da título al disco y que parece salir de la pantalla de una televisión encendida. Como si los extraterrestres venidos de la galaxia de Bowie fueran los que observasen la comedia de nuestro planeta desde el otro lado. Misty posee la fuerza sentimental de John Lennon, pero se asocia más al ojo clínico y la elegancia soberana y sarcástica de Randy Newman. Su virtud radica en su capacidad para convertir su relato en íntimo, como en ‘A Bigger Paper Bag’ con ese aire a Elliott Smith, en ‘When the God of Love Returns There’ll Be Hell to Pay’ con ese otro a Jeff Buckley e incluso cuando se arrima a la gloria en la inconmensurable ‘Total Entertaiment Forever’, donde se hallan los versos definitivos de su diatriba humana contra el absurdo, impulsados por metales pletóricos: “Sin dioses que nos manden / Sin drogas que nos alivien / Sin mitos que nos validen / Sin amor que nos confunda / Sin nada malo en una carrera de monos dementes”.

Una intimidad que se hace sagrada en las baladas ‘Smoochie’ y, especialmente, ‘Ballad of a Dying Man’ y ‘Leaving L.A.’, un cuento dylaniano de más de 13 minutos sobre la búsqueda de identidad. El perfil del ciudadano estadounidense con el que las encuestas no contaron en la victoria republicana queda todavía más dibujado en ‘The Memo’, donde enfrenta la atmósfera country con los avances electrónicos, ejemplo de un mundo de contradicciones imperantes, en donde sobresale su ironía fina por encontrar su propia voz como un artista con casi los dos pies en los clásicos, pero sin fomentar ningún revival.

El viaje se cierra sin perder ambición, con las melancólicas ‘So I’m Growing Old on Magic Mountain’ y ‘In Twenty Years or So’, que tiene ese guiño a Talking Heads cuando dice que el piano toca ‘This Must Be the Place’, dejando espacio al milagro pero bajo un ambiente lúgubre, como en ruinas.

América, año cero. Pure Comedy es el primer gran disco de la era Trump, este tiempo chusco que nos ha tocado vivir, esta pura comedia grotesca. Maldita la gracia que tiene todo. Bendito Father John Misty.

05/04/2017 02:10:53
Pasar al listado de las noticias
Comentarios
Aún no hay comentarios. Sé el primero.
Tu comentario
Recomendado
¡Busca cualquier imagen!*
¡Vídeos y fotos para adultos!*
¡El mejor vídeo + búsqueda del mundo!*
Comentarios / Para titulares de derechos de autor - abuse.muzmo@gmail.com
Redes sociales
 @muzmo
muzmo.org © 2009-2020
Contacte con nosotros / Informar sobre un error